lunes, 7 de septiembre de 2009

Diez minutos tarde, con cincuenta de adelanto.

La Larra-Larrau empieza así, llegando a Isaba las 21:10, justo 10 minutos después de que se cerrara la recogida de dorsales. Tanta puntualidad me fastidió un poco porque después de más de 650 km llegar 10 minutos tarde y encontrarte con la puerta cerrada jode. Así que el sábado me tocó madrugar un poco más de la cuenta ya que yo estaba alojado e Ochagavía, a unos 22 km pero a casi media hora de coche, para estar con tiempo de aparcar, montar la bici y recoger el dorsal. Lo cierto es que estaba bastante bien organizado y no hubo demasiados problemas, salvo para aparcar, porque se trata de un pueblo bastante pequeño y en zona montañosa con lo que mucho sitio no es que hubiera, menos mal que la organización había habilitado un sitio, literalmente un prado, aunque un poco alejado.

Andaba por allí el gran Indurain aunque yo sólo lo vi fugazmente y de espaldas, cuando ya se iba porque alguien me dijo: mira, aquel es Indurain,terminó haciendo 5:41



Lo mío fue más o menos así:

No salí demasiado delante pero afortunadamente hay algo de neutralización y además la carretera tampoco es propicia para que ocurra como en otros sitios, que los de delante salen a mil, así que antes de empezar el primer puerto, La Piedra de San Martín, aún veía la cabeza del grupo, que tampoco es demasiado grande puesto que aunque hay 1000 inscritos cuatrocientos y pico hacen el recorrido corto y estos salen un poco después.

La subida a “La Piedra” la hice de menos a más, confirmando las buenas sensaciones que traía de los últimos entrenamientos, pasando a bastante gente hasta llegar a un grupo bastante majo donde estaba “Ismaxxl” ilustre forero de APM y de ForoMTB y gran escalador. Fui charlando un rato con él y como quien no quiere la cosa nos pusimos en cabeza del grupo marcando un ritmo bastante curioso, me dijo algo que me preocupó un tanto, que iba en tiempo de 6:15, yo me conformaba con el oro en mi categoría que eran 6:50, así que pensé que igual había empezado demasiado fuerte. Pero bueno ya estaba casi arriba no iba a aflojar en ese momento. Una lástima la niebla porque según me comentó Isma el puerto es precioso. Tuve que parar, eso sí, arriba en el avituallamiento porque no me había dado tiempo a coger agua e iba totalmente seco, una pena porque perdí el grupo que era bastante majo para haber llegado hasta Issarbe, pero bueno se ve que tenía el día tonto porque siendo un mal bajador como soy, no se me dio mal y en vez de lo que me ocurre habitualmente, que me pasa mucha gente bajando, alcancé a algunos y formamos otra grupeta.


Luego Issarbe me pareció durísimo, la verdad es que me había fijado más en Larrau y este me sorprendió un poco. Una bajada bastante rápida y que hice también que bastante bien al final de la cual formamos otra grupeta y en la que perdí las gafas, que pasé de parar a recoger porque además de que estaban todas rayadas no me apetecía perder aquel grupo en el que no es que tirara mucha gente pero al menos entre tres o cuatro hicimos a buen ritmo el único trozo más o menos llano que tiene la marcha. Por cierto que en este grupo había gente que comentaba que este año la QH no se les había dado demasiado bien, que se lo habían tomado con calma, y que habían hecho tiempos regulares; 6:45 o algo así. Eso podía ser una buena señal, o mala, quizá efectivamente me hubiera pasado de vueltas en los dos primeros puertos.
Y por fin Larrau donde tuve que parar otra vez la entrada del pueblo en una fuente porque iba nuevamente sin agua, después de lo que me pasó en la Perico, ya no quería esperar al avituallamiento que se suponía que había pasando el pueblo, en cuanto vi agua paré. Al pasar por el avituallamiento que efectivamente estaba donde tenía que estar, me encontré nuevamente con Isma a quien tuve que preguntar cuanto faltaba para la cima porque también había perdido la “chuleta” y no me gusta subir un puerto, y menos uno como este, sin referencias de lo que me va quedando. La subida la hice relativamente bien, aunque ahora esté más delgado, con mi constitución sigo sufriendo muchísimo cuando la cosa se va por encima del 10%, afortunadamente para eso llevo el triple plato, pero cuando la cosa se suaviza normalmente puedo recuperar algo, de forma que a veces incluso alcanzo a algunos de los que me dejan atrás en los sitios mas duros. Total que tirando de desarrollos, de geles, de riñones, de cabeza y de todo lo que podía tirar llegué al descansito que hay pasando el Col de Erroymendi, que me vino fenomenal para afrontar los últimos dos km, nuevamente durísimos y con un último rampón francamente horroroso. Arriba al subirme los manguitos para bajar me dan unos pequeños calambres !En los brazos!.
La bajada se me dio bien, como mi hotel estaba en Ochagavía había hecho por la mañana en el coche todo el tramo de la subida del alto de Laza hasta Isaba, así que tenía una idea bastante exacta de lo que había que subir y sobre todo que después era todo bajada, no hay ni un solo repechillo de esos que suelen ser fatales para los calambres cuando vas enfilado a meta y tratas de pasarlos con el plato. Así que Laza a tope, pasando bastante gente, algunos estirando en los arcenes con calambres. De ahí para abajo una gozada, con todo metido, ya he dicho que no soy un buen bajador pero el sábado debía ser el día, incluso alcancé y pasé a algunos, total que llegué con bastante fuerza a Isaba y... 6:09, o sea 50 minutos de adelanto sobre lo previsto, por eso el título del post. No me lo creía, Oro en categoría absoluta, puesto 140 y 36 en la categoría. Una buena forma de cerrar la temporada.

El año que viene más, subiendo Larrau pensaba que era demasiado duro, que está demasiado lejos, que es demasiado tarde, que no volvía, pero...

2 comentarios:

Ramón Doval dijo...

¡Qué tío, ya sólo te faltan los 14 ochomiles!

Atalanta dijo...

Enhorabuena. Buen broche final. A esta me tengo yo que animar algún año. Oye, mira a ver si tú sabes algo de la París_Roubaix.