viernes, 24 de abril de 2009

Sonó la flauta.



El martes pasado tuve la oportunidad de asistir a un espectáculo tristemente escaso en esta "Capital de la Cultura", la ópera.


Con una escenografía bastante modesta, sobraba más de medio escenario, y un sencillo decorado con unas cuantas puertas, la Ópera de Cámara y la Orquesta Sinfonietta de Varsovia nos ofrecieron una Flauta Mágica bastante curiosita.




Yo tenía localidad en la tercera fila y no tuve problemas aunque quizá la orquesta fuera un poco pequeña para una sala como el CAEM que es bastante grande, aunque quizá desde el punto de vista histórico la orquesta de la que Mozart pudo disponer en 1791 se asemejara más a la Sinfonietta de Varsovia que a una gran orquesta sinfónica actual.

Los cantantes en general bien, me gustó mucho Papageno, porque además de cantar bien, no se limitó a eso sino que interpretó al personaje con bastante gracia.





Tamino más sosito y con una emisión de voz no demasiado fuerte pero correcto en general.



Pamina también me gustó bastante



Aunque como no podía ser de otra forma la mayor ovación se la llevó la Reina de la Noche en su su famosísima y dificilísima aria de coloratura, pongo la que para mi es la versión "canónica", la de Lucia Popp.



El resto de los personajes en general bien.

Sobre el libreto, además de toda la simbología masónica que contiene, cabría decir que es machista y racista a más no poder. De los malos, uno es negro, Monóstatos y la otra es mujer, La Reina de la Noche, además de que se dicen cosas bastante tremendas sobre las mujeres. Cosas de la época, no había entonces ni ministerio de "igual da" ni "Formación del espíritu nacional", perdón, "Educación para la Ciudadanía" o como se llame.

5 comentarios:

Atalanta dijo...

Si me hubiera enterado, me había animado a ir contigo. Para otra vez me avisas.

Ramón Doval dijo...

Grcias, Phaeton. La reina se luce un par de veces, en las dos arias más famosas y más líricas de la obra. Creo que el papel de Papageno también es más estelar que los de Pamina y Tamino.
La versión de Londres, con Klemperer, Gedda, Janovitz y Lucia Popp es genial. Tuve ocasión de ver una representación muy buena en el MET de Nueva York, dirigida por James Levine.
Sigue, tío, e invita al Ferroman, así me dais los dos unas buenas clases.

Ramón Doval dijo...

Bueno, olvidaba que el papel del bajo -el sacerdote cuyo nombre no recuerdo -Sarastro¿?- también es muy bueno, así como los trios de las chicas.

Phaeton dijo...

Gracias, Ramón, por tus comentarios, que viniendo de alguien que ha estado en el MET lo que me producen es... envidia, jaja. Yo ni siquiera he ido al Real, aunque para la próxima temporada es una cosa que tengo que hacer.

Ramón Doval dijo...

Uy, también en el MET vi una Lucia, con Alfredo Krauss de Edgardo, espectacular.