jueves, 6 de agosto de 2009

Sur les Alpes de la France V

Hoy toca ser breve que es muy tarde, y tarde era cuando salimos del hotel con dirección a Briançon y mas tarde aún, pasadas las 11, cuando tras pasar el puerto en coche consigo por fin subirme a la bicicleta para ascender el Izoard, porque la vertiente “bonita” es la otra, la del lado de Guillestre.



Y de verdad lo es, y muy dura también, tremenda, creo que es uno de los puertos que se me ha hecho más duro, a partir del Km. 6 ronda porcentajes medios por encima del 8,5% y además a la hora que subía el sol caía a plomo, menos mal que extrañamente a partir del Km. 9 y hasta el 13 transcurre por un bosque, lo de extrañamente lo digo porque no es demasiado normal que haya árboles a esa altitud y es que el bosque llega hasta los 2100 metros, a partir de ahí “La Casse Déserte” que como su propio nombre indica es un paisaje totalmente desolado,arrasado por la erosión, bastante impresionante.





Arriba las fotos de rigor.








Después una bajada rapidísima, porque hay unas rectas bastante largas, hasta Briançon donde teóricamente habría de encontrarme con mi compañero de fatigas que hacía el recorrido en sentido inverso para recoger el coche que yo había dejado del otro lado.

La idea es que mientras él volvía con el coche yo me iba a subir el Col de Granon, un “puertecillo” de 2400 metros que hay cerca de Briançon en la dirección hacia la Grave , donde esta nuestro hotel, pero el caso es que no encontré el cruce y como era muy tarde y no era cosa de andar de exploración decidí tirar hacia el hotel por el Col de Lautaret, que no tiene grandes pendientes, se suben 800 m, desde los 1220 de Briançon hasta 2050 en unos 30 Km., pero que se me hizo pesado por el tráfico el calor y sobre todo por el fuerte viento en contra ya que hasta los últimos 4 ó 5 Km. es una larga recta que sube por un valle. Total 87 Km. dos puertos y 2000 metros de desnivel.

Una cerveza y otra vez a la piscina a refrescarme y descansar mientras escuchaba a Glenn Gould.


Goldberg Variations, BWV 988/Aria - Glenn Gould

Mañana creo que toca por fin Alpe d´Huez.

2 comentarios:

Atalanta dijo...

A ver qué cuenta el "compañero" que tiene que estar penando como un perro por esas paredes...

Ramón Doval dijo...

Uuff, más de lo mismo: envidia y mal de patas. A ver el D'huez mañana.